Cómo los líderes de las empresas deben implementar el Change Management sin abrumar a sus empleados

Las personas que forman parte de una empresa pasan como mínimo ocho horas diarias en ella. Eso significa que la vida de las personas se reduce básicamente en dos acciones: dormir y trabajar. Por eso, es indispensable que los empleados de una organización entiendan la cultura de la misma, comprendan su misión y compartan sus mismos valores. Lo ideal sería que todos sintieran que su lugar de trabajo es su segundo hogar.

Sin embargo, cuando la empresa pasa por una etapa de transformación, sus empleados asocian esa transición con aspectos negativos. La mayoría siente que, a escala empresarial, el cambio es sinónimo de despido. Esto generalmente sucede porque los cambios se comienzan a hacer de forma abrupta lo que impide la creación de un ambiente laboral apto para digerir todo lo que está sucediendo y no permite formar a los empleados con las herramientas necesarias para hacer del cambio una aventura y no un camino hacia el abismo.

Los cambios abruptos ocurren porque los líderes de las empresas tardan en actuar y comienzan a desarrollar las estrategias de transformación cuando ya es demasiado tarde o cuando la crisis se encuentra en la cúspide. Como consecuencia, el plan de acción estará conformado por acciones que solo buscan soluciones a corto plazo que implican un cambio superficial. En pocas palabras, este panorama es abrumador, intenso e insostenible para los empleados, los líderes y la empresa en general.

Para evitar esta situación, los líderes de las organizaciones deben entender que los cambios son necesarios y que constantemente hay que hacerse una serie de preguntas que cuestionen el porqué de los distintos aspectos de la compañía. Con ello, se identifican los elementos que requieren de trasformación, se analizan los motivos que lo respaldan y se desarrollan estrategias de acción que desemboquen en un cambio progresivo, sostenible y agradable para todos. Los líderes deben pensar en cómo los cambios van a afectar a sus empleados porque, el éxito de la trasformación, no se alcanza si actuamos de forma individual sino como una familia.

Luego de cuestionarse y de dar el primer paso, los líderes deben inspirar hacia el propósito del cambio. Al explicárselo o compartírselo a sus empleados, deben empezar por el porqué de la transformación, deben motivarlos a formar parte del movimiento apelando a la misión de la empresa y a los sentimientos. Deben conectarse y alejar los objetivos económicos o comerciales. Si bien estos dos son importantes, en primera instancia el cambio debe implicar un propósito de superación no de negocios.

Asimismo, los líderes deben ofrecerles a sus empleados las herramientas necesarias para asimilar y superar la trasformación con éxito. Para ello, deben invertir en la capacitación de los empleados para que puedan colaborar con el propósito del cambio. Los líderes tienen que pensar siempre en la comodidad de sus empleados porque sin ellos el cambio será insostenible. Como se mencionó anteriormente, el éxito de la transformación se logra cuando todos colaboran como familia.

De forma paralela, se debe crear una cultura de constante cambio para que los empleados dejen de asociar el cambio como una serie de acciones negativas sino como un viaje placentero de superación, innovación y aprendizaje.

Por último, los líderes deben trabajar para que su liderazgo sea inclusivo. Deben escuchar a sus empleados, preguntar por sus puntos de vista y tomar en cuenta las recomendaciones o las sugerencias. Deben velar por la comodidad de sus empleados, motivarlos para que sean cada día mejores y reforzar su confianza para que se sientan seguros a la hora de expresar sus ideas para colaborar con el propósito de la empresa. Los líderes deben comprender que los aportes de sus empleados son valiosos y deben dale el crédito que merecen.

El change management o el cambio organizacional no tiene que ser un empujón al abismo puede ser una aventura extraordinaria llena de enseñanzas, éxitos, metas alcanzadas y obstáculos superados. Solo es necesario la unión, el apoyo y la capacitación para que todos vayan tras un propósito de lo que muchos llaman su segundo hogar.

Ir arriba